El bienestar de un niño necesariamente pasa a través del juego y el aprendizaje: entonces, ¿por qué no intentar utilizar los envases para estimular la creatividad de nuestros pequeños usuarios?
Esto nos ha inspirado para la creación de PaperArt.

¡Ponte en juego!

Es suficiente colorear, recortar y construir y nuestros envases pueden convertirse en un juego: un tren larguísimo, un barco de vela para surcar mares desconocidos, un camión cargado de coches de carreras y quién sabe qué más… ¡Basta un poco de fantasía!

Share this post